¡Blanquerna absolución!


Son demasiados los casos, prácticamente todas semanas, en los que la justicia española nos muestra su verdadera cara. Ésta no es otra que la defender los derechos de los delincuentes y malhechores del tipo que sea, a la vez que pisotear a las víctimas de dichos actos delictivos y desproteger a la sociedad.

A este despropósito hay que añadir una peculiar manera de ver las cosas cuando al delito añadimos la ideología. Es entonces cuando la ley del embudo hace su presencia para imponer una doble vara de medir pasmosa que produce arcadas y las sentencias más escandalosas.
Uno de los ejemplos más claros lo constituye la vergonzosa sentencia contra el asesino de Víctor Lainez, tan vergonzosa que hasta ha obligado a la repetición del juicio. El otro extremo lo tenemos en el caso Blanquerna.

Durante la Diada de 2013, un grupo de españoles, militantes de grupos patrióticos, irrumpen en el centro cultural Blanquerna, en Madrid. La irrupción en sí se limita a interrumpir el acto, lanzar una serie de proclamas y un par de empujones sin más. Las imágenes de dicho acto lo reflejan perfectamente de esta manera.

Hemos de añadir que se produce en el contexto de un acto que aunque legal, se enmarca dentro del desafío separatista del gobierno catalán. Dicho de otro modo, que los asaltantes interrumpen un acto en el que se ataca la unidad de España.

Condenados por un tribunal madrileño a una pena en un principio alta, la sorpresa llega cuando tras el recurso de casación ante el Supremo, éste eleva las condenas, añadiendo el agravante de “discriminación ideológica” agravante que por supuesto brilla por su ausencia cada vez que grupos separatistas y de extrema izquierda interrumpen con violencia, cualquier otro acto que no es de su agrado.

En consecuencia, a los 14 patriotas condenados se les eleva notablemente la pena provocando una entrada en prision. 
El pasado 11 de septiembre a los condenados se les notifica un plazo de 10 días para presentarse voluntariamente con el fin de cumplir la pena impuesta que en ningún caso baja de los dos años de prisión. ¿Cabe mayor atropello?

Por ello desde nuestra asociación Raíces consideramos un deber trabajar para conseguir la absolución de los 14 de Blanquerna y reparar tamaña injusticia. 

¡Blanquerna absolución!

TAS-Raíces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s