TAS RAÍCES – EDITORIAL: «SIN CAMPO NO HAY PATRIA»


A nadie sorprende a estas alturas que cada vez que el ministro Garzón abre la boca, sube el precio del pan y de los carburantes. Después de torturarnos los oídos estás navidades con toda esa matraca del sexismo de los juguetes a los que puso nada más y menos que en huelga, no ha tenido otra idea más brillante que aprovechar una salida al extranjero para echar mierda sobre el sector ganadero español al que acusa entre otras cosas de mala calidad.

Nos equivocaremos gravemente, si pensamos que este ataque a la ganadería autóctona solo es un hecho anecdótico a la altura de la clarividente falta de talento del ministro. No nos quedemos pues, en la mera anécdota.Todo este tipo de manifestaciones obedecen a ese consabido plan denominado Agenda 2030 cuya finalidad es terminar drásticamente con nuestra forma de vida, destruyendo pastos, zonas cultivables y pulverizando un sector como es el agroganadero, provocando una pérdida de biodiversidad irreparable.

Ya en mayo de 2021, tal y como recogía el diario «Libre Mercado» el sector ganadero a través de Provacuno, endosaba mediante un demoledor informe todo un rapapolvo al presidente Sánchez, dada la cantidad de falacias que vertía sobre dicho sector, al que acusaba de una alta contaminación que perjudicaba al ser humano y al planeta.

Dicho informe, consideraba falaz que la emisión de gases del sector vacuno influyese en la temperatura del planeta, más si tenemos en cuenta los controles que tiene dicho sector en Europa que ya quisieran en otros continentes. Lo peor del asunto Garzón es que los mismos políticos que abogan por llevar a cabo esta agenda, son los que luego se les llena la boca con lo de la España vaciada. Conviene recordar a modo de ejemplo que si Garzón es ministro, es porque Sánchez lo ha colocado ahí, gracias a los votos entre otros, del diputado de Teruel Existe ¡Paradojas de la vida!

Evidentemente si el discurso de Teruel Existe y otros partidos similares cala en sectores de la población, es precisamente porque hablan de los problemas reales que aquejan a miles y miles de españoles que pagan religiosamente sus impuestos mientras sus justas demandas son ignoradas una y otra vez.Por ello, resulta obvio en lo que concierne al mundo patriótico, que quizá demasiadas veces hablamos de metapolítica, de ideología, de valores y teoría, mientras damos la espalda a multitud de realidades concretas que tenemos delante y a las que no prestamos la atención que merecen.

El mundo rural, la llamada España interior es tan España como la capital y la periferia, aunque tenga menor población. Para aquellos que nos llamamos patriotas, debe ser tarea prioritaria luchar para que esa España olvidada sea atendida y cuente con los servicios esenciales que bien paga vía impuestos.

Un ejemplo muy concreto lo tenemos en Aragón, aunque es uno de tantos y tantos ejemplos de los que echar mano: el hospital de Barbastro atiende a más de cien mil aragoneses englobados en seis comarcas: Ribagorza, Sobrarbe, Somontano de Barbastro, La Litera, Cinca Medio y Cinca Bajo. Para quienes viven en Gistain o Benasque, estamos hablando de aragoneses que están a más de hora y media de coche del hospital más cercano. Esto, más que la atención adecuada en un país europeo en pleno siglo XXI, es una atención TERCERMUNDISTA.

Entendemos que al menos cada comarca aragonesa y por supuesto española, debería contar con un pequeño hospital que pueda ofrecer un servicio de sanidad pública de calidad a todos aragoneses.Muchos argumentarán que el coste necesario para atender a todas comarcas es elevado. Lo que es absolutamente vergonzoso es que haya españoles sin una mínima atención o a mucha distancia de su localidad, mientras todas las administraciones DILAPIDAN cada año millones de euros en subvencionar y mantener cientos de chiringuitos que son perfectamente prescindibles salvo para los parásitos que viven gracias a ellos.

En fin, está claro que queda mucho por hacer para convertir España en una nación con unos servicios de calidad para todos, pero tenemos que tener bien presente que sin campo, no hay patria.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s