Todas las entradas por sinnombre

El libro sobre pucherazo contra Trump ha sido censurado por Amazón (en sólo 8 días)

Amazon ha tardado 8 días en censurar el libro de Guillermo Rocafort sobre el PUCHERAZO CONTRA TRUMP. Lo ha marcado en su base de datos como BLOQUEADO”, mientras que permite que otros libros autoeditados por el autor sigan en línea para su adquisición.

Es evidente que estamos ante un ataque a la libertad de creación y de expresión. Frente a este ataque, Guillermo Rocafort ha decidido poner su libro para que sea de acceso público y sin coste en el siguiente enlace web https://gofile.io/d/lTBrsg

El libro estuvo disponible en Amazon desde el 7 de enero a un precio simbólico, hasta que la censura se ha impuesto y dicho libro ha sido retirado de su venta en línea.

Vienen tiempos oscuros. Tiempos de catacumbas. La Libertad está en jaque. Hubo Pucherazo.

Fuente: El Correo de España

valentia forum – Cambio de paradigma

A lo largo de la historia se han sucedido distintos paradigmas políticos, distintas contraposiciones dialécticas para definir a los bandos en liza en las luchas de poder. El último y más exitoso es el que contrapone a izquierdas y derechas, que sigue siendo el más manejado hoy en día.

Sin embargo, esta dualidad comienza a perder su sentido y a resquebrajarse ante realidades que escapan a los límites del significado que se la ha dado en los últimos siglos. En el horizonte, la imposición de políticas por las elites financieras globales, aplicadas por igual por partidos de derecha e izquierda, que empobrecen a la mayor parte de la población de las naciones occidentales y frente a la que se empieza a levantar una resistencia que apela a la soberanía de sus patrias para hacerles frente, resistencia que recibe muchos nombres, la mayoría despectivos: ultraderecha, populistas, deplorables, desdentados, pero que nosotros podemos definir simplemente como patriotas o, si se quiere, social-patriotas. Todo ello apunta a un nuevo paradigma, a una nueva contraposición dialéctica, a una nueva dualidad política generada por la tensión entre esa imposición globalista y esa resistencia patriota. El nuevo paradigma quedaría, así, como el de globalistas contra patriotas.

Y es que, en los últimos años, los europeos y, en general, los occidentales, observamos, cada vez con más claridad, que los gobiernos de centroderecha y centroizquierda que se turnan en el poder desde el final de la Segunda Guerra Mundial practican exactamente las mismas políticas, aquellas que les dictan organismo supranacionales, antidemocráticos, porque nadie los ha elegido y que podemos resumir en inmigración masiva, deslocalización, desindustrialización, imposición de la agenda de la ideología de género y austeridad mal entendida que se ceba en el más débil y que mantiene los privilegios de las élites financieras y de los componentes de la clase política. Frente a estas líneas maestras, que podemos calificar de globalistas, los patriotas oponen la soberanía de sus patrias para resistirse a ellas y plantear medidas alternativas viables, que no amenacen con destruir el bienestar y la identidad de las sociedades occidentales. Los medios del sistema han calificado a estos últimos como extrema derecha, mereciendo el rechazo no solo de la izquierda sino de la derecha habitual.

Nos encontramos, por tanto, en un momento de coexistencia entre los dos paradigmas, una transición en la que, al menos durante un tiempo, convivirán ambos, el tradicional de izquierdas y derechas, sin ningún sentido político, pero con mucha fuerza sociológica y mediática, y el nuevo de globalistas y patriotas, que se irá abriendo camino poco a poco en las conciencias occidentales, con la firme oposición de los poderes globalistas establecidos, a los que no les conviene que sus ciudadanos tengas armas intelectuales para comprender y evaluar eficazmente la situación política en la que viven. Si la dualidad izquierdas-derechas tuvo sentido en algún momento de la historia, ahora mismo no lo tiene. Más bien parece una cárcel mental, una excusa para tenernos discutiendo si son galgos o podencos mientras los perros de una clase política miserable, de izquierdas o de derechas, nos roba el fruto de nuestro esfuerzo en nuestras narices, a instancias de unas elites financieras internacionales sin más dios que el dinero ni más patria que sus cuentas corrientes.

VALENTIA FORUM

somatemps – Presentación del libro “Una resistencia olvidada”

Coincidiendo con la segunda edición de “Una resistencia olvidad. Tradicionalistas mártires del terrorismo”, será presentado este libro en el CLUB Empel.

Viernes 22 de enero, a las 19 h. // c. Camp 17 (BCN)

Se ruega máxima puntualidad, pues una vez iniciada la conferencia será a puerta cerrada para mantener el aforo.

Guillermo Rocafort nos habla de su libro “La Depredación de España”

La Depredación de España, que da titulo al nuevo libro de Guillermo Rocafort en SND, es un largo proceso de más de cuatro décadas en el que los españoles hemos perdido nuestra soberanía económica e infinidad de derechos sociales. Este libro es un descarnado relato sin censuras de cómo se ha tramado y desarrollado dicha Depredación por parte de sus principales actores: la clase política española, los Fondos Buitre y los Paraísos Fiscales. Un esfuerzo investigador del Doctor en Economía, Guillermo Rocafort, que le ha llevado varios años desarrollar y compilar y que es recogido en este Libro, que está llamado a ser una referencia en la futura Reconstrucción económica de nuestra Nación.

¿Por qué decidió escribir un libro sobre la Depredación de España?

Porque nadie habla de ello y porque nuestro Pueblo está adicto a una telebasura que actúa de encubridora del expolio que estamos sufriendo. Hay que cortar las amarras con ese estilo de los medios de comunicación consistente en anestesiarnos con cosas frívolas y degradantes. Debemos volver a plantear los verdaderos debates y así conseguir que la gente recupere el criterio de la seriedad y su capacidad de valoración sobre cuestiones económicas esenciales.

¿Qué es realmente la depredación de España?

La tarea llevada a cabo por el contubernio del 78 para destruir la soberanía económica de España, contubernio en donde participan a partes iguales la clase política, los paraísos fiscales y los fondos buitre, para así someter nuestra Nación y ponerla al servicio del Mundialismo.

¿Qué aporta su libro con relación a otros trabajos sobre fondos buitres?

Es un estudio integral y polimórfico, que correlaciona las investigaciones académicas, encontrando patrones de destrucción de nuestra Economía y que se repiten en los distintos ciclos económicos. Mi libro es un Acta de acusación económica.

¿Hasta que punto es grave la pérdida de nuestra soberanía económica e infinidad de derechos sociales?

Es grave porque nos arrebata finalmente la libertad y el futuro, nos vuelve sumisos y vasallos del Mundialismo. Nos convierte en una manada de borregos, en un ganado incapaz de tomar sus propias decisiones. “Primun vivire, deinde filosofare”, decían los clásicos. Si no hay un proyecto económico viable de futuro, la Patria está condenada a desaparecer. Pensemos en Argentina, pensemos en España. Sufrimos los mismos problemas.

¿La clase política española, los Fondos Buitre y los Paraísos Fiscales son los tres enemigos del alma española?

Absolutamente; son los brazos del becerro de oro y de la serpiente del paraíso. Nos venden ilusiones falsas, nos ofrecen realidades irrealizables…mienten, mienten y no paran de mentir, a la par que nos saquean.

¿Por qué este libro está llamado a ser una referencia en la futura Reconstrucción económica de nuestra Nación?

Primero, porque es el único hasta ahora que se presenta como tal y segundo porque es el resultado de muchos años de esfuerzo e investigación en mi condición de Doctor en Economía. Casi 300 páginas que informan del caos económico actual y del futuro devastador que nos desafía si no somos capaces de hacerle frente.

Cuando la Universidad financiera de Moscú, que es la más importante de ese país, me invita a impatir una clase magistral de cómo fue aniquilada la Economía del Imperio Hispánico (http://www.fa.ru/en/News/2018-11-30-prezhe.aspx ) es porque mis estudios interesan a aquellos que ambicionan un mundo mejor y que no quieren seguir el camino de desgracias que nosotros hemos recorrido, pues temen que les pueda pasar lo mismo.

Cuando la Universidad pública española me veta, ello me demuestra que estoy en el buen camino porque los Departamentos de Economía de dichas Universidades no sirven absolutamente para nada y que no responden al fin del servicio a nuestra Nación.

¿Cuáles son las principales medidas y soluciones económicas para revertir este proceso y reconstruir económicamente nuestra Sociedad?

Recuperar los instrumentos de la política económica soberana, como son la moneda propia y los aranceles propios, eliminación del régimen de las autonomías, amortización de la clase política, prohibición de los Fondos Buitre en nuestra Patria y aislamiento de los paraísos fiscales como forma de conseguir que se repatrien todos nuestros capitales allí escondidos.

¿Es utópico pensar en el milenio hispánico?

No lo fue en el pasado, porque fue una realidad, y no lo es pensando en el futuro, porque la esencia de la Hispanidad pervive, no han conseguido aniquilarla. Un idioma que nos vertebra como Civilización junto con unos valores que nos hicieron Grandes y que han de ser actualizados de cara al III Milenio.

¡Arriba los Valores Hispánicos! ¡Arriba nuestra Economía!!

Por Javier Navascués

EDITORIAL TAS-RAÍCES: “LA GLOBALIZACIÓN SE ACELERA”


El mundo camina hoy a un ritmo vertiginoso. Nada parece poder frenar el totalitarismo de la globalización. Hoy ocurren cosas que sencillamente hace un año nos hubiese parecido ciencia ficción. El último ejemplo lo acabamos de ver en los Estados Unidos. Unas élites globalistas no solamente apadrinan un monumental pucherazo, sino que además se permiten cerrar cuentas al hasta entonces mismísimo presidente norteamericano. Tal cual. Sin cortarse un pelo.

Habrá que estar ojo avizor ante tamaño aviso a navegantes. Si son capaces de cerrarle cuentas al ya ex inquilino de la Casablanca, nadie podrá interponerse en su malévolo camino. Nadie.

No hay más que pensar en todos los procesos electorales que a partir de ahora vayan surgiendo en Europa para darse cuenta que si el control de los medios oficiales no es suficiente para tergiversar el discurso de quienes no tragan y defienden la identidad de cada nación, sencillamente se decantarán por la eliminación de las cuentas en redes que estimen oportuno. El objetivo: que ningún líder o partido que les plante cara tenga posibilidad alguna de informar o proponer otra cosa a sus compatriotas. 

Expresado de otra forma: Si ya los procesos electorales democráticos eran poco transparentes, ahora se quitan la máscara completamente impidiendo cualquier tipo de elección libre.

Siempre han existido dos bandos: el bien y el mal. En el mundo actual esta lucha se presenta así: estamos quienes defendemos la identidad, las naciones, la cultura, nuestra historia, la familia y el legado del cristianismo y en el otro lado está el totalitarismo globalizador que pretende arrasar con todo y convertirnos en ciudadanos del mundo, sin conciencia ni identidad definida familiar, ni sexual, ni patriótica. Meras masas de ignorantes cuyo único objetivo es que consumas y obedezcas.
Es por ello que la rendición o la sumisión no debe formar parte de nuestro lenguaje. Tardaremos el tiempo que sea, pero venceremos.

TAS-RAÍCES

VERGÜENZA: esconden la imagen de Santiago Matamoros de la Catedral de Santiago

Hace tiempo que la figura del apóstol Santiago cercenando las cabezas de los infieles musulmanes había dejado de ser políticamente correcta, y sin embargo, seguía ocupando un lugar preferente en la Catedral. Hasta que, con motivo de las obras de rehabilitación, la curia catedralicia decidió retirar la polémica estatua, obra de José Gambino, y llevarla a la capilla del Alba, un oratorio próximo al Pórtico de la Gloria que permanece cerrado por obras. O sea, que se optó por ocultar la versión justiciera de Santiago el Mayor, poco acorde con el mensaje pacificador y universal del año santo.

No es la primera vez que la imagen de madera policromada resulta incómoda. Ya en el año 2004, coincidiendo con el 11-M, fue retirada «para no herir a otras etnias». Dos años después volvió al camarín en el que se exhibía desde los años 50, pero cubierta de flores que tapaban las cabezas de los infieles degollados por el santo. Ahora se retira de nuevo, puede que definitivamente.

Pues que pongan a Mahoma ¡Ah no que no se puede representar en imágenes!¡Vengüenza!

EL PROCESO

Santiago estaba tan tranquilo haciendo lo suyo

Espantoso ridículo de Corrección política

Desaparecido misteriosamente

CAMPAÑA APOYO A TAS-RAÍCES

Comenzamos en este año 2021 nuestro cuarto año como asociación Raíces con más ilusión y ganas si cabe que desde el principio.Nuestro objetivo sigue siendo el mismo: articular bajo nuestra sigla a todas aquellas personas que aunque procedentes de partidos, tendencias o incluso ideologías diferentes, compartimos una misma visión e ideales con los que hacer frente al totalitarismo globalizador y su principal mamporrero, el marxismo cultural y todos sus grupos de presión.

Una lucha que ha de darse, a nuestro juicio, en el ámbito de los medios de comunicación, el educativo, el cultural y en la calle.Para ser socio o simplemente colaborador sin más compromiso simplemente se paga una cuota simbólica de 10 € al año, en mano o transferida a nuestra cuenta, con la que gestionar actos, campañas, conferencias o presentaciones de libros.

Estamos integrados también en la Red Desperta con otras asociaciones similares del resto de España. Esperamos próximamente tener una infraestructura también en Huesca y otras partes de Aragón.

Pensionistas en pie de guerra

Cuando publiqué el libro “Estudios Laborales” (ed. Dykinson, Madrid, 2003), augurando el hundimiento del sistema español de previsión social, algunos analistas me tacharon de pájaro de mal agüero, de ignorante, mentecato, y no sé cuántas cosas más. Como tengo las espaldas anchas, y estoy acostumbrado a recibir patadas, no hice caso, ni siquiera me molesté en contestar. No hay peor desprecio que no hacer aprecio…

Hoy, diez y siete años después, se confirma mi pronóstico: el sistema español de seguridad social es inviable, a medio y largo plazo. El número de beneficiarios no para de aumentar; ahora mismo tenemos diez millones de jubilados e inválidos, mientras que el número de cotizantes tampoco deja de bajar: escasamente diecinueve millones de personas, muchos de ellos a tiempo parcial, con cotizaciones irrisorias.

Pero es que hay otros dos datos que conviene tener en cuenta: de los diecinueve millones de cotizantes alrededor de tres millones y medio son empleados públicos, y hay otros tres millones y medio de beneficiarios de la prestación contributiva o el subsidio por desempleo, que también cobran de la seguridad social. En resumen, 19 millones de cotizantes tienen que mantener a 16 millones de beneficiarios (jubilados, inválidos, empleados públicos y desempleados).

¡Y medio millón de políticos profesionalizados, que no profesionales, cobrando los salarios más altos de los organismos públicos, que no en vano son ellos mismos quiénes se ponen los sueldos que les da la gana! Y claro, para que no se resienta su “dignidad”, pues siempre cobran más que todo el mundo…

Al darnos de alta en la seguridad social, podrían poner una casilla con tres apartados, para que elijamos a quien preferimos mantener: un funcionario, un parado o un jubilado…

Pero lo que está claro –lo ve hasta un ciego- es que con esta ratio cotizantes/beneficiarios, el sistema es totalmente inviable, y camina hacía su quiebra total.

Por no hablar de que el trilero de La Moncloa, que tampoco debe de andar muy bien de la vista, insiste en seguir pagando las pagas extras a los funcionarios y jubilados, aunque para ello tenga que seguir esquilmándonos a los contribuyentes –cada día más escasos-, y gastarse el dinero que tenemos, y el que no tenemos, como si no hubiera un mañana…

En resumen, vamos hacía el desastre, y el problema no se soluciona mirando para otro lado, y haciendo como que no pasa nada.

Si desean ampliar su información y formación al respecto, pueden comprar mi libro anteriormente citado. La editorial y yo mismo se lo agradeceremos, pues fue escrito y editado precisamente para aportar algo de luz al debate sobre este asunto.

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor

EL CRITERIO

VALENTIA FORUM – “Manifiesto: Rebelión por la vida, no a la cultura de la muerte”

El Parlamento español ha decidido legalizar la eutanasia en España. Llaman eutanasia al sistema mediante el cual el Estado quiere ahorrar dinero matando a los débiles, a los enfermos, a los ancianos. ¡Precisamente a los ancianos con cuyo esfuerzo se construyó nuestro sistema sanitario! En 2020, el Gobierno abandonó en plena pandemia, de la manera más cruel, a los ancianos que pusieron en pie el sistema sanitario en los años 50, 60 y 70 y ahora pretende exterminarlos, eliminarlos, matarlos.

El Estado liberal, democrático y pluralista, no satisfecho con exterminar desde 1985 a 100.000 bebés cada año en el vientre de sus madres, quiere ahora cobrarse nuevas víctimas. Este Estado, con toda seguridad es liberal y democrático, pero no es pluralista. Es falso que crea en la diversidad y es mentira que sea inclusivo. A este Estado le sobran los débiles, los viejos, los enfermos: le sobran los improductivos, porque solamente quiere productores, consumidores, contribuyentes, silenciosos y sometidos. Como dijo Chesterton: «Quitad lo sobrenatural, y no os encontraréis con lo natural, sino con lo antinatural». 

1. OPINION ASOCIACIONES MÉDICAS

Es falso que las organizaciones sociales y médicas de los países desarrollados apoyen la legalización de la eutanasia y del suicidio asistido. El Comité de Bioética y el Consejo General de Médicos de España coinciden. al rechazar la transformación de la eutanasia y el suicidio asistido en un derecho subjetivo y en una prestación pública, por razones éticas, de dignidad y autonomía de la vida,. La eutanasia y el suicidio asistido no son signos de progreso, sino un retroceso de la civilización. El  código deontológico médico establece que “el médico nunca provocará intencionadamente la muerte de ningún paciente, ni siquiera en caso de petición expresa por parte de este”.

La Asociación Médica Mundial, en 2019, reiteró su compromiso con la ética médica y el respeto por la vida humana, oponiéndose firmemente a la eutanasia y al suicidio asistido. La Organización Mundial de la Salud, considera que “con el desarrollo de los métodos modernos de tratamiento paliativo no es necesaria la legalización de la eutanasia”. La Asociación Médica de EEUU sostiene que “es incompatible con el papel del médico como persona que cura” y que la eutanasia legal es “difícil o imposible de controlar”. Se pide la eutanasia por miedo al sufrimiento, por dolor mal atendido, por soledad y dolor psíquico. Todo eso lo puede tratar eficazmente la medicina actual.

2. ARGUMENTOS JURÍDICOS

Diversas instituciones jurídicas son contrarias a legalizar la eutanasia y el suicidio asistido. El Tribunal Constitucional ha manifestado que “el derecho a la vida tiene un contenido de protección positiva, configurado como un derecho de libertad, que incluye la propia muerte, no existiendo por tanto un derecho al suicidio, ni tampoco el derecho subjetivo a la libre disposición de la propia vida”. Igualmente, el Código Penal Español, considera delito toda acción voluntaria realizada por una persona para terminar con la vida de otro ser humano.

3. ASPECTOS MORALES

En un país como España, mayoritariamente católico, es oportuno recordar que en 2019, la Conferencia Episcopal Española explicó por qué la eutanasia y el suicidio asistido son moralmente rechazables, por cuanto “se elige un mal -suprimir la vida del paciente- que siempre es un bien en sí misma. Para afrontar el sufrimiento se pueden elegir otros medios: aliviar las molestias, controlar el dolor, consolar, acompañar y mejorar la situación vital”. La Congregación para la Doctrina de la Fe enseña que la eutanasia es un crimen contra la vida humana porque se elige causar directamente la muerte de un ser inocente. La eutanasia es un acto intrínsecamente malo, en toda ocasión y circunstancia.

La ley inicia una pendiente resbaladiza de consecuencias impredecibles. Los datos lo confirman. En Holanda, Bélgica y Canadá el porcentaje de eutanasias sin petición del paciente -en realidad homicidios- ha crecido paulatinamente hasta alcanzar en los pacientes de 80 años o más cifras del 52,2%, y en casos de enfermedades distintas al cáncer este porcentaje llegó al 67,5%. En Canadá, en 3 años de eutanasia, se han doblado sus víctimas. En Holanda, ahora se quiere aplicar no a casos extremos, sino a cualquiera que considere “acabado su ciclo vital”, o quien, simplemente, declare estar triste y que ya no quiere vivir. Una vez que se aprueba, insistiendo en que la pida el enfermo, pronto se amplía a que la pida un pariente, o un juez que suplanta la voluntad del enfermo. Una vez legalizado el suicidio, no es posible limitarlo a grupos de personas específicas. Si es un derecho, cualquiera puede pedirlo.

4. INJUSTICIA SOCIAL Y GENOCIDIO POBLACIONAL

La aprobación de una ley de eutanasia, sin antes haber desarrollado adecuadamente los cuidados paliativos, supone la mayor burla a la dignidad de la persona y una enorme injusticia. En lugar de medios humanos y materiales para cuidar a los más vulnerables, se opta por acabar con sus vidas.

Los Cuidados Paliativos de calidad existen, alivian el sufrimiento, procuran el trato digno que la dignidad humana merece, máxime en estado de dependencia absoluta. Con la eutanasia legalizada, no se dedicarán recursos a cuidados paliativos. Si no se autoriza, la sociedad necesariamente invierte y la ciencia avanza. Por ejemplo, en Canadá sólo un 28% de los técnicos de eutanasia consultó a un experto en paliativos, sólo un 6% se molestó en hablar con un psicólogo. Con eutanasia legal, hay prisa por matar, no por explorar mejores cuidados y tratamientos.

Vimos muy clara la motivación en 2012 cuando el Fondo Monetario Internacional, entonces presidido por Christine Lagarde que ahora preside el Banco Central Europeo, alertó de “las implicaciones financieras potencialmente muy grandes del riesgo de longevidad; es decir, el riesgo de que la gente viva más de lo esperado”. Sostiene el FMI que “la prolongación de la esperanza de vida acarrea costes financieros para los gobiernos, los sistemas de seguridad social y las compañías de seguros”. Ésta es la verdadera razón de la eutanasia: un mundo enfermo de materialismo que valora con dinero la vida de las personas y desecha por antieconómicos a los débiles, ancianos y enfermos. Sin embargo, son los defensores de la eutanasia quienes nos catalogan a nosotros como inhumanos. ¿Cómo puede hablar de falta de compasión quien niega la promoción de los cuidados paliativos?

5-. LA EUTANASIA Y EL SUICIDIO COMO DERECHO… O COMO COACCIÓN

¿Existe un derecho al suicidio? ¿La eutanasia es un derecho? Es absurdo invocar la libertad y los derechos no para un bien sino para un mal objetivo. Es inaceptable la esclavitud, aunque un hombre pida ser nuestro esclavo; no se puede matar a un ser humano, aunque lo pida. Si suicidarse es un derecho, cualquiera puede reclamar que su derecho sea atendido y que alguien le ayude a suicidarse, y que el Estado, es decir, nosotros, tengamos el deber de colaborar en ese suicidio.

A pesar de que nos digan que a nadie se le obliga a utilizar la eutanasia, aunque dé libertad al que la quiera, esto es una falacia. Las personas candidatas a la eutanasia están en una situación muy dependiente y sufren porque lamentan que alguien tenga que estar pendientes de ellas. Una ley de eutanasia ejerce una sutil y eficaz presión a las personas para que se cuestionen si no deberían quitarse de en medio. No quieren morir, sino simplemente tienen miedo a molestar. Una ley de eutanasia los empuja, los presiona; no les da más libertad, les quita libertad.

VALENTIA FORUM “Rebelión por la vida. No a la cultura de la muerte”

Lunes 28 de diciembre de 2020 se celebró en Valencia la marcha “Rebelión por la vida. No a la cultura de la muerte” convocada por Valentia Forum y que protestaba contra la reciente aprobación de la Ley sobre la Eutanasia. Al acto se adhirieron las siguientes entidades: Defenem Valencia, Asociación SOR MARINA, Asociación cultural in memoriam Juan Ignacio, Círculo doctrinal Ruiz de Alda, Círculo abanderado de la Tradición Nuestra Señora de los Desamparados, Mi Tierra CV, y de fuera de Valencia, de Barcelona SOMATEMPS y el CLUB EMPEL 1585, de Zaragoza TAS Raíces y El Criterio, de Madrid Asociación Águila Protectora y Burgo de Santiuste y de Palencia la Asociación cultural tradicionalista Fernando III el Santo.

La marcha partió a las 20:00 horas de la plaza San Vicente Ferrer, conocida como la plaza de los patos, y recorrió varias calles céntricas del casco antiguo de la ciudad, pasando por su catedral y por la basílica de la Virgen de los Desamparados, hasta llegar a la plaza Manises, frente al Palacio de la Generalidad, donde se detuvo. Frente a la comitiva estaba la pancarta en la que se podía leer el lema de la manifestación, tras ella tres abanderados, con las enseñas nacional española, regional valenciana y la de la asociación Valentia Forum y, tras ellos, el resto de los participantes, un numeroso grupo de valencianos comprometidos con la vida y que no dejaban de corear mensajes contra el aborto y la eutanasia.

Una vez en la plaza Manises comenzaron las intervenciones a cargo del presidente de Valentia Forum, Rafa Gálvez, que agradeció su presencia a los asistentes, les felicitó la Navidad, recordando las campañas antinavideñas del laicismo radical y atribuyó a la cultura de la muerte, al fracaso del Régimen del 78 y al globalismo la vergonzosa aprobación de una ley como la de la eutanasia, que completa a la despenalización del aborto, conformando una terrible renuncia del estado a defender la vida como sería su obligación conforme a la ley natural.

Tras Rafa intervinieron Pepe y Teresa de Valentia Forum, el primero en su condición de médico, explicando las razones científicas para oponerse a la eutanasia y explicando cual debería ser la alternativa para los enfermos terminales, basada en los cuidados paliativos, y la segunda haciendo lectura del manifiesto de la asociación sobre la defensa de la vida y la oposición a la cultura de la muerte. El acto terminó con el firme compromiso de todos de seguir luchando y la seguridad de que Valentia Forum colaborará en todas las acciones contra esta ley y contra la filosofía atentatoria contra la sacralidad de la vida que la mueve que se planteen en el futuro.

VALENTIA FORUM

EL CRITERIO – “El reaccionario auténtico”

Texto del inimitable colombiano Nicolás Gómez Dávila

La existencia del reaccionario auténtico suele escandalizar al progresista. Su presencia vagamente lo incomoda. Ante la actitud reaccionaria el progresista siente un ligero menosprecio, acompañado de sorpresa y desasosiego.

Para aplacar sus recelos, el progresista acostumbra interpretar esa actitud intempestiva y chocante como disfraz de intereses o como síntoma de estulticia; pero solos el periodista, el político y el tonto, no se azoran, secretamente, ante la tenacidad con que las más altas inteligencias de Occidente, desde hace ciento cincuenta años, acumulan objeciones contra el mundo moderno. Un desdén complaciente no parece, en efecto, la contestación adecuada a una actitud donde puede hermanarse un Goethe a un Dostoievski.

Pero si todas las tesis del reaccionario sorprenden al progresista, la mera postura reaccionaria lo desconcierta. Que el reaccionario proteste contra la sociedad progresista, la juzgue, y la condene, pero que se resigne, sin embargo, a su actual monopolio de la historia, le parece una posición extravagante.

El progresista radical, por una parte,  no comprende cómo el reaccionario condena un hecho que admite, y el progresista liberal, por otra, no entiende cómo admite un hecho que condena. El primero le exige que renuncie a condenar si reconoce que el hecho es necesario, y el segundo que no se limite a abstenerse si confiesa que el hecho es reprobable. Aquél lo conmina a rendirse, éste a actuar. Ambos censuran su pasiva lealtad a la derrota.

El progresista radical y el progresista liberal, en efecto, reprenden al reaccionario de distinta manera, porque el uno sostiene que la necesidad es razón, mientras que el otro afirma que la razón es libertad. Una distinta visión de la historia condiciona sus críticas.

Para el progresista radical, necesidad y razón son sinónimos: la razón es la sustancia de la necesidad, y la necesidad es un proceso en que la razón se realiza. Ambas son un solo torrente de existencias.

La historia del progresista radical no es la suma de lo meramente acontecido, sino una epifanía de la razón. Aun cuando enseñe que el conflicto es mecanismo vector de la historia, toda superación resulta de un acto necesario, y la serie discontinua de los actos es la senda que trazan, al avanzar sobre la carne vencida, los pasos de la razón indeclinable.

El progresista radical sólo adhiere a la idea que la historia cauciona, porque el perfil de la necesidad revela los rasgos de la razón naciente. Desde el curso mismo de la historia emerge la norma ideal que lo nimba.

Convencido de la racionalidad de la historia, el progresista radical se asigna el deber de colaborar a su éxito. La raíz de la obligación ética yace, para él, en nuestra posibilidad de impulsar la historia hacia sus propios fines. El progresista radical se inclina sobre el hecho inminente para favorecer su advenimiento, porque al actuar en el sentido de la historia la razón individual coincide con la razón del mundo.

Para el progresista radical, pues, condenar la historia no es, tan sólo, una empresa vana, sino también una empresa estulta. Empresa vana porque la historia es necesidad; empresa estulta porque la historia es razón.

El progresista liberal, en cambio, se instala en una pura contingencia. La libertad, para él, es sustancia de la razón, y la historia es el proceso en que el hombre realiza su libertad.

La historia del progresista liberal no es un proceso necesario, sino el ascenso de la libertad humana hacia la plena posesión de sí misma. El hombre forja su historia imponiendo a la naturaleza los fallos de su libre voluntad.

Nicolás Gómez Dávila

Si el odio y la codicia arrastran al hombre entre laberintos sangrientos, la lucha se realiza entre libertades pervertidas y libertades rectas. La necesidad es, meramente, el peso opaco de nuestra propia inercia, y el progresista liberal estima que la buena voluntad puede rescatar al hombre, en cualquier instante, de las servidumbres que lo oprimen. El progresista liberal exige que la historia se comporte de manera acorde con lo que su razón postula, puesto que la libertad la crea; y como su libertad también engendra las causas que defiende, ningún hecho puede primar contra el derecho que la libertad establece.

El acto revolucionario condensa la obligación ética del progresista liberal, porque romper lo que la estorba es el acto esencial de la libertad que se realiza. La historia es una materia inerte que labra una voluntad soberana.

Para el progresista liberal, pues, resignarse a la historia es una actitud inmoral y estulta. Estulta porque la historia es libertad; inmoral porque la libertad es nuestra esencia.

El reaccionario, sin embargo, es el estulto que asume la vanidad de condenar la historia, y la inmoralidad de resignarse a ella.

Progresismo radical y progresismo liberal elaboran visiones parciales. La historia no es necesidad, ni libertad, sino su integración flexible.

La historia, en efecto, no es un monstruo divino. La polvareda humana no parece levantarse como bajo el hálito de una bestia sagrada; las épocas no parecen ordenarse como estadios en la embriogénesis de un animal metafísico; los hechos no se imbrican los unos a los otros como escamas de un pez celeste.

Pero si la historia no es un sistema que germina bajo leyes implacables, tampoco es el dócil alimento de la locura humana. La antojadiza y gratuita voluntad del hombre no es su rector supremo. Los hechos no se amoldan, como una pasta viscosa y plástica, entre dedos afanosos.

En efecto, la historia no resulta de una necesidad impersonal, ni del capricho humano, sino de una dialéctica de la voluntad donde la opción libre se desenvuelve en consecuencias necesarias.

La historia no se desarrolla como un proceso dialéctico único y autónomo, que prolonga en dialéctica vital la dialéctica de la naturaleza inanimada, sino en un pluralismo de procesos dialécticos, numerosos como los actos libres y atados a la diversidad de sus suelos carnales.

Si la libertad es el acto creador de la historia, si cada acto libre engendra una historia nueva, el libre acto creador se proyecta sobre el mundo en un proceso irrevocable. La libertad secreta la historia como una araña metafísica la geometría de su tela.

La libertad, en efecto, se aliena en el mismo gesto en que se asume, porque el acto libre posee una estructura coherente, una organización interna, una proliferación normal de secuelas. El acto se despliega, se dilata, se expande en consecuencias necesarias, de manera acorde con su carácter íntimo y con su naturaleza inteligible. Cada acto somete un trozo de mundo a una configuración específica.

La historia, por lo tanto, es una trabazón de libertades endurecidas en procesos dialécticos. Mientras más hondo sea el estrato donde brota el acto libre, más variadas son las zonas de actividad que el proceso determina, y mayor su duración. El acto superficial y periférico se agota en episodios biográficos, mientras que el acto central y profundo puede crear una época para una sociedad entera.

La historia se articula, así, en instantes y en épocas: en actos libres y en procesos dialécticos. Los instantes son su alma fugitiva, las épocas su cuerpo tangible. Las épocas se extienden como trechos entre dos instantes: su instante germinal, y el instante donde la clausura del acto incoativo de una nueva vida. Sobre goznes de libertad giran puertas de bronce.

Las épocas no tienen una duración irrevocable: el encuentro con procesos surgidos desde mayor hondura puede interrumpirlas, la inercia de la voluntad puede prolongarlas. La conversión es posible, la pasividad familiar. La historia es una necesidad que la libertad engendra, y la casualidad destroza.

Las épocas colectivas son el resultado de una comunión activa en una decisión idéntica, o de la contaminación pasiva de voluntades inertes; pero mientras dura el proceso dialéctico en que las libertades se han vertido, la libertad del inconforme se retuerce en una ineficaz rebeldía. La libertad social no es opción permanente, sino blandura repentina en la coyuntura de las cosas.

El ejercicio de la libertad supone una inteligencia sensible a la historia, porque ante la libertad alienada de una sociedad entera el hombre sólo puede acechar el ruido de la necesidad que se quiebra. Todo propósito se frustra si no se inserta en las hendiduras cardinales de una vida.

Frente a la historia sólo surge la obligación ética de actuar cuando la conciencia aprueba la finalidad que momentáneamente impera o cuando las circunstancias culminan en una conjuntura propicia a nuestra libertad.

El hombre que el destino coloca en una época sin fin previsible, y cuyo carácter hiere los más hondos nervios de su ser, no puede sacrificar, atropelladamente, su repugnancia a sus bríos, ni su inteligencia a su vanidad. El gesto espectacular y huero merece el aplauso público, y el desdén de aquellos a quienes la meditación reclama. En los parajes sombríos de la historia, el hombre debe resignarse a minar con paciencia las soberbias humanas.

El hombre puede, así, condenar la necesidad sin contradecirse, aunque no pueda actuar sino cuando la necesidad se derrumba.

Si el reaccionario admite la actual esterilidad de sus principios y la inutilidad de sus censuras, no es porque le baste el espectáculo de las confusiones humanas. El reaccionario no se abstiene de actuar porque el riesgo lo espante, sino porque estima que actualmente las fuerzas sociales se vierten raudas hacia una meta que desdeña. Dentro del actual proceso las fuerzas sociales han cavado su cauce en la roca, y nada torcerá su curso mientras no desemboquen en el raso de una llanura incierta. La gesticulación de los náufragos sólo hace fluir sus cuerpos paralelamente a distinta orilla.

Pero si el reaccionario es impotente en nuestro tiempo, su condición lo obliga a testimoniar su asco. La libertad, para el reaccionario, es sumisión a un mandato.

En efecto, aun cuando no sea ni necesidad, ni capricho, la historia, para el reaccionario, no es, sin embargo, dialéctica de la voluntad inmanente, sino aventura temporal entre el hombre y lo que lo trasciende. Sus obras son trazas, sobre la arena revuelta, del cuerpo del hombre y del cuerpo del ángel. La historia del reaccionario es un jirón, rasgado por la libertad del hombre, que oscila al soplo del destino.

El reaccionario no puede callar, porque su libertad no es meramente el asilo donde el hombre escapa al tráfago que lo aturde, y donde se refugia para asumirse a sí mismo. En el acto libre el reaccionario no toma, tan sólo, posesión de su esencia.

La libertad no es una posibilidad abstracta de elegir entre bienes conocidos, sino la concreta condición dentro de la cual nos es otorgada la posesión de nuevos bienes. La libertad no es instancia que falle pleitos entre instintos, sino la montaña desde la que el hombre contempla la ascensión de nuevas estrellas, entre el polvo luminoso del cielo estrellado.

La libertad coloca al hombre entre prohibiciones que no son físicas e imperativos que no son vitales. El instante libre disipa la vana claridad del día, para que se yerga, sobre el horizonte del alma, el inmóvil universo que desliza sus luces transeúntes sobre el temblor de nuestra carne.

Si el progresista se vierte hacia el futuro, y el conservador hacia el pasado, el reaccionario no mide sus anhelos con la historia de ayer o con la historia de mañana. El reaccionario no aclama lo que ha de traer el alba próxima, ni se aferra a las últimas sombras de la noche. Su morada se levanta en ese espacio luminoso donde las esencias lo interpelan con sus presencias inmortales.

El reaccionario escapa a la servidumbre de la historia, porque persigue en la selva humana la huella de pasos divinos. Los hombres y los hechos son, para el reaccionario, una carne servil y mortal que alientan soplos tramontanos.

Ser reaccionario es defender causas que no ruedan sobre el tablero de la historia, causas que no importa perder.

Ser reaccionario es saber que sólo descubrimos lo que creemos inventar; es admitir que nuestra imaginación no crea, sino desnuda blandos cuerpos.

Ser reaccionario no es abrazar determinadas causas, ni abogar por determinados fines, sino someter nuestra voluntad a la necesidad que no constriñe, rendir nuestra libertad a la exigencia que no compele; es encontrar las evidencias que nos guían adormecidas a la orilla de estanques milenarios.

El reaccionario no es el soñador nostálgico de pasados abolidos, sino el cazador de sombras sagradas sobre las colinas eternas.

NICOLÁS GÓMEZ DÁVILA

EL CRITERIO

“La infame reacción del PSOE tras el desastre de ANNUAL (1921) un ejercicio de memoria histórica” Por Guillermo Rocafort

Hasta antes de que ocurriera el Desastre de Annual el año 1921, en pleno Gobierno de la Restauración bajo la Jefatura del Estado del Rey Alfonso XIII de Borbón, el PSOE no era más que un partido político marginal, sin posibilidad ninguna de acceso al poder por la vía de la normalidad pacífica y electoral.

Con una minoría parlamentaria apenas representativa, sus diputados nacionales, entre los que destacaban Besteiro y Prieto, no sabían qué hacer para dar ese salto parlamentario que les diera posibilidades de gobierno en las próximas décadas.

Y así fue que, en el Desastre de Annual, en el que murieron cruelmente más de 10.000 españoles, los socialistas vieron la posibilidad de agitar a las bases populares españolas con un mensaje de responsabilidades y de desestabilización del Régimen legal establecido.

Socavaron la legalidad por la vía de la más burda demagogia y propaganda, atacando la moral del Pueblo en relación a la situación en la colonia española en el Norte de Africa, alentando el espíritu de abandono hacia esa empresa nacional, con el único afán, no de atacar las causas del desastre, que las había y eras ingentes, sino de adquirir así mayor alcance y notoriedad entre la opinión pública española, que hasta entonces les había dado, y con razón, la espalda, ante su enfoque antipatriótico, radical, revolucionario, ateo e internacionalista.

El historiador Carlos Seco Serrano así lo recoge: “La ocasión no fue desaprovechada por la izquierda revolucionaria española para lanzarse a través de la célebre campaña de las responsabilidades a una implacable ofensiva contra el Ejército y el Rey. La tormenta de las responsabilidades (…) sirvió de bandera a los socialistas, dirigidos por Besteiro y por Prieto, para apuntarse un triunfo demagógico ante la opinión dolorida e indignada por lo ocurrido”, en su magna obra “Alfonso XIII la crisis de la Restauración” (Barcelona, 1969, p. 145).

No es la primera vez que ese Partido Político actuaba así; el PSOE actuó de la misma manera en la crisis nacional que dio final a nuestro Imperio, a finales del siglo XIX, en Cuba, Filipinas y Puerto Rico, según el mismo autor Carlos Seco Serrano recoge en su obra “EI PSOE y la guerra de Cuba”, publicada en Estudios de Historia Social (Madrid. 1979. vol. I-II).

La triste y oculta realidad es que el PSOE ha ido dando saltos electorales hacia adelante en la política española chapoteando en la sangre y el dolor de nuestras peores desgracias, y para ello no se ha parado en barras, sino que se ha saltado todos los límites de la decencia y el decoro políticos hacia España y su Historia y Pueblo.

Hasta el punto de que no pararon hasta conseguir derrocar a Alfonso XIII en 1931 y traernos la Guerra Civil en los años 1934, con la rebelión revolucionaria en Asturias, dirigida por el PSOE, y en 1936, con el asesinato del líder de la oposición, Don José Calvo Sotelo, por “pistoleros” de las Fuerzas de Orden Público vinculados al PSOE.

La Historia del PSOE es verdaderamente así, una Historia de locuras, demencias, crímenes y traiciones.

Pero es que si nos vamos ya a la época contemporánea de nuestra Constitución de 1978, vemos en el PSOE esa misma deriva consistente en usar las desgracias nacionales para sus propios fines; ya no es que ahora gobierne gracias al partido político de la banda terrorista ETA, es que hay hechos que claramente van en esa misma línea; como por ejemplo, el vuelco electoral en las elecciones de Marzo de 2004, tras los bombazos que dejaron el 11-M más de 200 muertos y 1000 heridos tres días antes de las elecciones, y la posterior agitación extremista en sus medios de comunicación y en la calle, vulnerando la debida jornada de reflexión, o el uso de la tragedia de los militares españoles del avión de transporte Yakolev – 42, o la agitación del vertido del Petrolero Prestige, siempre, siempre para agitar al pueblo español y conseguir así que las urnas se llenen de sus papeletas y nuestras calles de su odio.

Claro que nada de lo anterior se habría conseguido si la derecha española hubiera actuado de forma honesta, valerosa y decidida, pues detrás de cada avance del PSOE en España está la Derecha liberal y cobarde que muy gustosa le cede el paso.

También hay otro factor a tener muy en cuenta que desde la crisis de la Restauración se está repitiendo, que es la complacencia y complicidad de los medios de comunicación de masas, incluidos los de Derechas, hacia esa propaganda inmoral, demagógica y violenta del PSOE; así fue que tras el Desastre de Annual, los principales medios del régimen de la Restauración daban columnas gratis a la visceralidad socialista, fenómeno que no ha dejado de acrecentarse hasta el momento presente, mientras que en los Medios de Izquierdas no hay sitio, ni habrá nunca, para los intelectuales patriotas, pues territorio que ocupan, lo purgan de todo patriotismo.

Llegados al momento presente, es importante que hagamos un ejercicio de Memoria Histórica frente al PSOE y su Papel en el último Siglo y Medio en España, y comprendamos que ahora, que les toca a ellos gestionar la peor de las Desgracias Nacionales en Siglos, la de la Pandemia del COVID, no sólo han intentado ocultar los casi 100.000 muertos que se han llevado por delante, sino que además han conseguido silenciar y dividir a una oposición política que da penadestruir la economía nacional para ponerla al servicio de la nueva esclavitud que supone el Mundialismo, aprobar la Ley de la Eutanasia y otras medidas que apuntan directamente a la Destrucción de España, que culminarán con la expulsión de Felipe VI en pocos años, como en 1931 hicieron con su Bisabuelo, Alfonso XIII.

Es evidente que es en las debacles nacionales donde el PSOE y los Enemigos de España avanzan y se consolidan.

Esta es la auténtica Memoria Histórica Española que nos ocultan.

Guillermo Rocafort

“Memoria histórica 3.0 o el `Gran salto´ al memoricidio”. por guillermo Rocafort

La Ley de La Memoria Histórica del socialista Don José Luis Rodríguez Zapatero del año 2007 se puede considerar la versión “1.0” de la Memoria Histórica. 

Una versión imperfecta, apresurada, con muchos errores e incongruencias legislativas, una chapuza legal típica de un mandato tan esperpéntico como su principal mandatario político, el “Mister Bean” de la política internacional, objeto de absoluta burla fuera de nuestras lindes.

Posteriormente vino otro gobierno socialista, impulsado por la “expertitud” de la Vicepresidenta Doña Carmen Calvo en esta materia y de la mano de la inoperancia y complicidad del PP, para imponernos en el momento presente una versión más perfecta y depurada de la Memoria Histórica, versión “2.0”, con la llamada “Ley de Memoria Democrática”, entre cuyas principales aportaciones se pueden considerar las siguientes:

  1. Creación de un Banco Nacional de ADN que servirá para identificar a los represaliados (exclusivo para los simpatizantes con el Frente Popular)
  2. Retirada de toda simbología “franquista” de los espacios públicos
  3. Intensificación de las medidas en materia de educación y del lavado de cerebro de masas
  4. Creación de los llamados “Lugares de Memoria” como foco de atracción turística (como si España los necesitara para atraer turistas)
  5. Derecho absoluto de acceso a los fondos de los archivos públicos y privados
  6. Destrucción del Valle de los Caídos como fue concebido y su “travestización” forzosa
  7. Ilegalización de fundaciones o asociaciones que se resistan al dictado histórico

Sin embargo, esa versión de “Memoria Histórica 2.0” no es más que un paso intermedio hacia la Dictadura Histórica o “Memoricidio”, que es hacia donde vamos, con su versión “3.0”, y que se denominará “Ley de la Memoria Final”, cuyos principales ejes vectores serán los siguientes, extraídos en parte de las recomendaciones más salvajes de las Asociaciones Memorialísticas a la actual Ley en tramitación “2.0” (a las que he tenido acceso gracias a La Ley de Transparencia) y del comportamiento de las actuales autoridades memorialísticas: 

  1. Llevar la guerra jurídica de la Memoria Histórica a los cementerios, al objeto de retirar aquellas lápidas y monumentos funerarios que lancen mensajes contrarios a su Memoria, bajo la base de que el duelo sólo les pertenece a ellos
  2. Invención de lo que ellos denominan “Campos de Esclavitud” donde los presos republicanos fueron “esclavos” (ya no prisioneros o reclusos) de la España Nacional
  3. Creación de listas negras de los que ellos llaman “victimarios” del Bando Nacional en la Guerra Civil, sin ninguna garantía para los afectados de esas Listas Negras y sus familias
  4. Negación del Dolor que sufrieron millones de españoles simpatizantes de la España Nacional y alargamiento infinito del Dolor que sufrieron los simpatizantes de la España Roja
  5. Consolidación de una Justicia alocada que sirva fiel y rápidamente a los delirios electoralistas – memorialísticos, tal y como ha pasado con las sentencias judiciales sobre la exhumación de los restos mortales de Don Francisco Franco y con el Pazo de Meirás en La Coruña
  6. Dietas y Subvenciones sin límite a los Directivos de los chiringitos memorialísticos
  7. Afianzamiento de la Mentira y la Calumnia Histórica en películas y documentales subvencionados generosamente (como los recientes de Don Alejandro Amenábar y Don Manuel Menchón)
  8. Colaboracionismo del PP y de parte de la Jerarquía de la Iglesia Católica que se manifiesta en no oponerse a ninguna medida de esta naturaleza en una primera fase y en una segunda fase en directamente desobedecer aquellas sentencias judiciales que se opongan a medidas memorialísticas ilegales (lo que está pasando ya en Madrid, donde el actual Alcalde se niega a ejecutar las sentencias que obligan a reponer los nombres de las calles, manteniendo los recursos que interpuso en su cargo la anterior Alcaldesa, la comunista Doña Manuela Carmena)
  9. La Memoria Histórica como un ámbito de impunidad y descontrol en el campo de la investigación y de los presupuestos, donde haya cabida para cualquier mentira, del tipo que sea
  10. Expropiación, secuestro y destrucción de archivos disidentes: como ha pasado con el del General Yagüe y como querrán hacer con el de la Fundación Franco
  11. Indemnizaciones millonarias para asesinos del Frente Popular que fueron después de la guerra juzgados y condenados por sus crímenes

Y todo lo anterior se hará sin ninguna resistencia efectiva por parte de los dispersos grupitos patrióticos, más alimentados por su ambición en mantener su ridículo terruño de pureza ideológica y electoral que en organizarse y coordinarse para hacer frente a esta nueva marea roja.

Los grupitos falangistas, incapaces de defender a José Antonio Primo de Rivera en los Tribunales de Justicia, y por permitir que su nombre sea vilipendiado sin ni siquiera llevar su caso a la Justicia, donde sería fácilmente defendible, por su carácter de indudable víctima de la Guerra Civil Española e inútiles a la hora de actualizar y vigorizar al momento presente el inmortal mensaje de José Antonio; los carlistas, aferrados al sable de Don Carlos VI, en pleno siglo XIX aún; los patriotas ejecutivos, más prestos a hacer negocios y a estafar entre los rescoldos de las viejas ricachonas del derechismo patrio que a poner sus capacidades al servicio de una Causa elevada; las asesorías jurídicas de la jerarquía católica, centradas en el encubrimiento de los desfalcos de las fundaciones presididas por el Cardenal de Madrid Don Carlos Osoro; los patriotas de las SICAV y de los Fondos Buitre, que acaparan riquezas y plusvalías de noche mientras que de día hacen apostolado rancio-franquista; la mayoría de nuestros compatriotas, mareados por mensajes conspiranoicos que reducen nuestra capacidad de reacción a un bombardeo de tweets, whatsapps y de mensajes apocalísticos que nos hacen vivir en un estado de estupor continuo; los palmeros de VOX, que se han dedicado a vilipendiar a aquellos que nos hemos resistido a rendirnos a su cúpula liberal, y que ni siquiera cuando les han traicionado en privado y escarnecido en público han reconocido su papel de “tontos útiles”; y, por supuesto, los inútiles de siempre, ocupando espacios donde aparentar y fingir que se está luchando denodadamente, cuando en realidad están como meros espectadores de un proceso que avanza hacia nuestra destrucción irreversiblemente por nuestra propia complicidad como colectivo.

Mientras tanto, en la acera de enfrente, ya hemos visto los pocos escrúpulos que han tenido para aliarse políticamente los socialistas, comunistas, independentistas y etarras. Ninguno, como tampoco lo tuvieron bajo las banderas asesinas del Frente Popular. 

Les mueve el odio a España y el afán de depredación de la riqueza nacional. Y además, tampoco esconden sus ansias destructoras hacia los que no piensan como ellos; para muestra un botón, el mensaje cariñoso que me dedicó Carlos Mulet, senador de la extrema izquierda.

image1_2_1

Pero no siempre durará esta inoperancia entre nuestros colectivos patrióticos; cuando las obras y los esfuerzos de los patriotas mejor preparados y activistas, que de forma transversal y generosa demuestren, como se está demostrando en los últimos años, que es posible una resistencia victoriosa primero y una ofensiva demoledora segundo, ese torrente de bravos españoles que se mantienen al margen de cualquier parcelita de los colectivos descritos, o que engañados o confundidos militan en organizaciones inoperativas como las descritas, se adherirán a los que sepan llevarles de nuevo hacia la victoria y el orgullo de ser un patriota español.

Ese día acabará el largo Invierno que sufrimos y volverá a reír la Primavera en nuestra Patria.

Guillermo Rocafort

Águila protectora